La Bota 76 de Pedro Ximénez “Jerez”

“Jerez”, saca de julio de 2017
D.O. Jerez – Xérès – Sherry
16% alc. – 75cl
Marqués del Real Tesoro
Sanlúcar de Barrameda
Producción: 1.800 botellas

Este viejo y puro Pedro Ximénez jerezano es un viejo conocido, ya que en 2008 fue objeto de la edición número 11 de la serie La Bota. Se trata, entonces y ahora, de las dos únicas ocasiones en que una pequeña cantidad de vino de esta solera se ha embotellado y puesto en el mercado.

La Bota de Pedro Ximénez 76 “Jerez” es un excelente ejemplo de vino puro de pedro ximénez -es decir, sin cabeceo con olorosos ni otros vinos en ningún momento a lo largo de su producción y envejecimiento- elaborado conforme al estilo jerezano: Encabezado inicial a unos 18,5% alc. y criado en botas llenas tan sólo hasta 5/6 de su capacidad, a fin de potenciar la complejidad de los matices oxidativos. El paso de los años ha ido reduciendo el inicial grado alcohólico hasta el 16% alc que contiene en este momento.

Proviene de una solera de 12 botas de la Sacristía de Real Tesoro que se llenó en el año 2000 con un Pedro Ximénez dulce de apreciable vejez que había sido cuidadosamente seleccionado entre las existencias de una desaparecida bodega sanluqueña. Desde entonces ha permanecido intacto en la Sacristía de Marqués del Real Tesoro, salvo la mencionada saca en 2008 para La Bota de Pedro Ximénez 11 “Jerez”. Si en 2008 su edad media era cercana a los 20 años, ahora se acerca a los treinta, ya que en su momento la pequeña cantidad extraída para la edición nº 11 fue refrescada con un PX viejo de edad media incluso superior a la que tenía la solera.

Este vino se puede disfrutar por sí mismo como un postre dulce, o bien combinar con repostería tradicional (pestiños, torrijas, mantecadas, crema catalana, tocino de cielo…) o de chocolate. Se recomienda consumir ligeramente fresco, dejando que suba en la copa desde 12º hasta unos 16º C.

Se trata de un vino indestructible, que irá creciendo en botella con el paso del tiempo, mucho más a partir de que la botella esté ya abierta. Si bien, por supuesto ha de conservarse siempre cuidadosamente cerrada.

No se admiten más comentarios