La Bota 51 de Palo Cortado Viejísimo “Bota GF”

Saca de febrero de 2014. Disponible desde el otoño de 2014
DO Jerez-Xérès-Sherry
22% alc. – 375ml
Origen: Gaspar Florido / Pedro Romero
Sanlúcar de Barrameda

51

 

La Bota de Palo Cortado 51 “Bota GF”es un vino “hermano” de La Bota de Palo Cortado 41 “Bota NO” y La Bota de Palo Cortado 48 “Bota Punta”, pues es el contenido de otra de las botas de la solera GF-30 que Gaspar Florido tenía en su antigua bodega de la calle Rubiños, en pleno “Barrio” de Sanlúcar de Barrameda y que después trasladó a una destartalada nave en la salida hacia Trebujena que aún sigue en pie, ya dedicada a funciones diferentes de las bodegueras. En esta última ubicación fue donde tuvimos ocasión de probarlas por primera vez con nuestro amigo el sabio Álvaro Girón en una visita al ya anciano Gaspar en junio de 2006. Quedamos impresionados por la calidad y la consistencia de aquellos vinos viejos, en paradójico contraste con el carácter poco noble, por decirlo con un caritativo eufemismo, del entorno en que se encontraban. Había un buen número de botas de GF-25, y unas pocas del denominado GF-30, vino viejísimo y espectacular, que es precisamente el que volvemos a embotellar en esta edición nº 51.

Después, hasta 2013-2014, estas botas han reposado en la Sacristía de Bodegas Pedro Romero, también en el “Barrio”, muy cerca de su localización original. Allí es donde las reencontramos y hemos tenido el privilegio de catarlas exhaustivamente y de seleccionar nuestras favoritas en varias ocasiones. La referencia “Bota GF” es por supuesto un modesto homenaje a aquel vino del que trae su origen y a quien fue su propietario hasta 2007.

Junto con las demás ediciones de esta serie, La Bota de Palo Cortado 51 “Bota GF” proporciona la oportunidad, cada vez más improbable, de poseer y probar a la historia embotellada del Marco. No queda ya tanto vino superviejo a la vez que equilibrado entre Jerez, El Puerto y Sanlúcar, y es de sospechar que la ocasión de acceder a joyas como éstas no va a repetirse a menudo, mucho menos a estos precios y con la exuberancia -o, si se prefiere, el lujo- de tener a nuestra disposición un ramillete de botas individuales del mismo encaste para poder compararlas entre sí: 41, 47, 48, 49, 51, vinos cuyas respectivas edades medias estimamos que puede fácilmente oscilar entre los 50 y los 80 años. Sic.

No se admiten más comentarios