La Bota 18 de Fino “Macharnudo Alto”

Saca de diciembre de 2009
D.O. Jerez-Xérès-Sherry
15% alc.
Edición limitada a 4.000 botellas de 75 cl
Bodega: Valdespino, Jerez de la Frontera

18p

La Bota de Fino (18) “Macharnudo Alto” es una nueva saca, realizada en diciembre de 2009, de las soleras que ya protagonizaron esta iniciativa en junio de 2006, abril de 2007 y junio de 2008. Como siempre, el objetivo era reflejar con la mayor autenticidad la esencia del conjunto de solera y criaderas del más viejo y profundo fino de la legendaria bodega Valdespino tal y como se encontraba en el otoño de 2009. En este caso, se escogieron casi por partes iguales algunas botas de la solera (edad media estimada: diez años y medio; donde el vino está marcado por la complejidad de un atisbo de oxidación y por la “manteca” proveniente de la autólisis de las levaduras de flor muertas y depositadas en el fondo de la bota), otras de las que componen la segunda criadera (edad media estimada: ocho años y medio, en la que el fino se encuentra más cercano al apogeo de la crianza biológica y muestra, por tanto, un atractivo perfil punzante en nariz) y, en tercer lugar, también de la primera criadera, cuyo carácter y edad media están a mitad de camino de la solera y la segunda criadera.

Valdespino es una de las pocas casas jerezanas, si no la única, que sigue elaborando sus finos según el clásico sistema de fermentación en botas, en las cuales los vinos continúan su crianza biológica bajo velo de flor. Un mérito que en buena medida corresponde a Maribel Estévez, enóloga a la vez que propietaria, junto a otros miembros de su familia, del Grupo Estévez. La Bota de Fino “Macharnudo Alto” es asimismo un fino de terruño, ya que sus escalas sólo se nutren de mostos procedentes de Macharnudo Alto en el Pago Macharnudo, viñedo privilegiado que desde hace siglos posee Valdespino al norte de Jerez.

Vino para conocedores, ha sido embotellado prácticamente en rama a fin de preservar su intenso color y su todavía más intenso carácter. Puede disfrutarse sin reservas desde el primer momento, pero seguirá dando satisfacciones durante largo tiempo, siempre que se guarde con el cuidado y la delicadeza que su excepcional calidad merece. Habrá a quien esto le parecerá exagerado, pero algunos recordamos con emoción botellas de este mismo vino abiertas tras una guarda de 35 y de 45 años.

Sírvase desde unos 9/10º C, donde se mostrará más ligero y refrescante, hasta unos 13/14º C, donde expresará en plenitud su compleja y rica gama aromática. En la mesa, se trata de un vino versátil donde los haya: caracoles a la llauna, mollejas de cordero salteadas al ajillo, sushi de atún rojo, cap i pota, frescos bocartes fritos, sférico de aceitunas…

Nota: De este vino se hizo una primera selección y saca en septiembre de 2009 que fue finalmente descartada y sustituida en su totalidad por la presente edición de diciembre del mismo año.

No se admiten más comentarios