La Bota 77 de Vino Blanco “Florpower” MMXV

Vino blanco, añada 2015 (MMXV)
12% alc. – 750ml
Sanlúcar de Barrameda
3.800 botellas

f l o r p o w e r
MMXV: cosecha 2015
100% palomino fino
Viñas: Pago Miraflores La Baja, Sanlúcar
20 meses bajo velo de flor
8 meses en botas
12 meses en depósito

En EQUIPO NAVAZOS estamos muy interesados en el potencial de excelencia de la crianza bajo velo de flor a graduación natural, sin fortificar. De ello surgió en 2008 el vino Navazos-Niepoort, del que han ido saliendo al mercado un buen número de añadas, así como diversas experiencias de crianza tanto en bota como en depósito con vinos de palomino fino y pedro ximénez procedentes de diferentes pagos del Marco y de Montilla-Moriles, e incluso de otras regiones vitivinícolas en el noroeste y en el nordeste de España.

En esta línea, en 2017 embotellamos la cuarta añada de Florpower (MMXV, o sea 2015), con el nº 77 de la serie LA BOTA. La Bota de Florpower 77 MMXV, un vino blanco sin fortificar, coincide esencialmente en su origen y proceso de elaboración con las añadas 2010 y 2012, que fueron las ediciones 44, 53 y 57 de la serie, y sobre todo con la añada 2014, es decir La Bota de Florpower MMXIV 67 “Más acá”. Con este último vino llegamos a lo que creemos es el punto de equilibrio y frescor para una perfecta expresión de la viña a través del proceso de crianza biológica, que es un poco más corto que en las añadas precedentes. Tan sólo un año de crianza suave bajo flor en depósito de acero tras el común período inicial de intensa crianza biológica en las tradicionales botas jerezanas de 600 litros.

Procedente en un 100% de uva palomino fino de viñedos sanluqueños ubicados en el Pago Miraflores La Baja, una novedad de esta añada 2015 es que el vino fermentó al estilo antiguo, en las mismas botas en las que luego ha criado bajo velo. Tras la fermentación estuvo criando bajo levaduras de flor durante ocho meses. En julio de 2016 se sacó el vino de las botas y pasó a un depósito de acero inoxidable donde, siempre bajo la influencia, ya mucho más sutil, de las levaduras de flor, permaneció hasta que se embotelló en julio de 2017.

No se admiten más comentarios