La Bota 67 de Florpower “Más Acá” MMXIV

Vino blanco, añada 2014 (MMXIV)
12,5% alc. – 750ml
Sanlúcar de Barrameda
2.800 botellas
67

f l o r p o w e r
MMXIV: cosecha 2014
100% palomino fino
100% albarizas sanluqueñas
20 meses bajo velo de flor
7 meses en bota
13 meses en depósito

En EQUIPO NAVAZOS estamos muy interesados en el potencial de excelencia de la crianza bajo velo de flor a graduación natural, sin fortificar. De ello surgió en 2008 el vino Navazos-Niepoort, del que han ido saliendo al mercado un buen número de añadas, así como diversas experiencias de crianza tanto en bota como en depósito con vinos de palomino fino y pedro ximénez procedentes de diferentes pagos del Marco y de Montilla-Moriles, e incluso de otras regiones vitivinícolas en el noroeste y en el nordeste de España.

En esta línea, en 2016 embotellamos la tercera añada de Florpower (MMXIV, o sea 2014), con el nº 67 de la serie LA BOTA. La Bota de Florpower MMXIV 67 “Más acá”, un vino blanco sin fortificar, coincide básicamente en su origen y proceso de elaboración con La Bota de Vino Blanco MMX 44 “Florpower” y La Bota de Florpower 57 MMXII, sólo que es una añada nueva, 2014 frente a 2010 y 2012, respectivamente. Otra pequeña diferencia es que esta pequeña partida la hemos embotellado antes, con unos diez meses menos de crianza suave bajo flor en depósito de acero tras el común período inicial de intensa crianza biológica en las tradicionales botas jerezanas de 600 litros. De ahí que añadamos el sobrenombre “Más acá”, en un juego de palabras que remite a La Bota de Florpower MMX 53 “Más allá”, que en sentido inverso, tenía unos diez meses adicionales de crianza en barrica frente a las ediciones “regulares” 44 y 57. El motivo es que nos parecía que el vino estaba espléndido en ese momento y merecía la pena ofrecer al aficionado la oportunidad de probar Florpower también en el presente estado de evolución, más fresco y no tan maduro como en las ediciones precedentes.

Procedente en un 100% de uva palomino fino de viñedos sanluqueños ubicados en el Pago Miraflores, se vinificó en tanque de acero inoxidable. Tras la fermentación y un corto período de reposo durante el cual comenzó a formarse el velo, el vino se transfirió a 40 botas bodegueras donde estuvo criando bajo velo de flor durante 6-7 meses. En junio de 2015 se sacó el vino de las botas y pasó a dos depósitos de acero inoxidable donde, siempre bajo la influencia, ya mucho más sutil, de las levaduras de flor, permaneció hasta que se seleccionó uno de ellos para el embotellado a finales de junio de 2016.

No se admiten más comentarios